Nuevo cómic de Los Picapiedra: reseña de un must read

04/02/2019
  • Los Picapiedra es un cómic de DC, escrito por Mark Russell y dibujado por Steve Pugh y Rick Leonardi. Hoy te hablamos del nuevo cómic de Los Picapiedra, la genial actualización de los dibujos animados de Hanna-Barbera ya disponible en tiendas.

  • En 2016, Dan Didio y Jim Lee, máximos responsables de la editorial DC Comics, anunciaron una nueva línea editorial –revolucionaria para algunos, arriesgada para otros, pésima para sus detractores. 

    La casa de Superman y Batman había cerrado un acuerdo con el estudio de animación de Hanna-Barbera para llevar a sus personajes al cómic. De este modo, ambas marcas (que son propiedad de Warner, por cierto) anunciaron la publicación del sello Hanna-Barbera Beyond. 

    Bajo el paraguas de Hanna-Barbera Beyond, muchos personajes de los dibujos animados, tales como los Supersónicos, los Autos Locos, Birdman, Johnny Quest, Scooby Doo y otros, iban a protagonizar diversas cabeceras de cómic, actualizando la premisa visual y argumental de la que partirían. 

    Uno de estos títulos, claro, estaría dedicada a la gran familia de la televisión, con permiso de Los Simpson. Esto es, Los Picapiedra (“The Flintstones”).
  • De este modo, los Autos Locos, Pierre Nodoyuna y Patán (Dastardly & Muttley) o Scooby Doo fueron revisados y modernizados. 

    Por ejemplo, Scooby Doo comenzó a protagonizar historias algo más canallas; los Autos Locos fueron el escenario de carreras en un mundo inspirado en “Mad Max” y el videojuego “Borderlands”; y el perrete Patán y el eterno tramposo de Pierre se convirtieron en pilotos al más puro estilo “Top Gun” o “Águila de Acero”. 

    Sin embargo, Los Picapiedra fueron una cabecera que apenas se vio “toqueteada”. Sus responsables trataron de ceñirse al argumento y a la premisa de los dibujos originales. 

    Se limitaron, sencillamente, a darle un aspecto “realista” a los personajes y a actualizar los temas que se trataban, marcando con ello las diferencias sociales entre el periodo en el que vivimos con respecto al de la sociedad de los años 50 del siglo pasado. 

    Esta fórmula, aunque no estuvo exenta de crítica, fue una gran sorpresa. El cómic de Los Picapiedra se convirtió en un éxito de crítica y de ventas, y hasta llegó a tener un crossover oficial con el superhéroe de DC Booster Gold en el número especial “Booster Gold/The Flintstones Annual #1” (2017).
  • A finales del año pasado, ECC ediciones, editorial responsable de la publicación de DC en España, finalmente trajo la colección entera de este magnífico cómic, recopilándola en un único tomo integral. 

    Dentro de sus páginas, podemos disfrutar de los 12 números deLos Picapiedra”. Sobre esta obra vamos a hablarte en los siguientes párrafos, precisamente, con la esperanza de hacerte una recomendación segura sobre un buenísimo cómic.
  • ¡Yabadabadu!

  • Como ya hemos dicho antes, el cómic de Los Picapiedra es una sorpresa muy grata. 

    De entrada, porque es a prueba de nostálgicos y de aquellos que se aferran a la verdad inequívoca de que “todo tiempo pasado fue mejor” y que nada debe cambiarse ni adaptarse a los tiempos modernos. Y es que el cómic del que hoy hablamos es una prueba de que estas normas pueden romperse. 

    Para empezar, entre sus virtudes te hablaremos del tratamiento de la historia. El guionista del cómic, Mark Russell (“God Is Disappointed in You”), es un animador con bastante callo en cuestiones de narrativa y de dibujos animados 

    En este sentido, demuestra un conocimiento extenso de la mitología de los personajes, sus enfoques y, también, de su planteamiento argumental.
  • Siendo fiel a la idea de la serie original, Russell establece 12 capítulos a lo largo de los cuales desarrolla la historia. Pero cada capítulo puede leerse por separado, como si se tratase de episodios autoconcluyentes (al igual que los de la serie original). 

    Como ocurriera en el show clásico, además, el guionista presenta en cada episodio una cuestión actual de índole social y la desarrolla en el mundo de Los Picapiedra. Eso sí, con un poco más de acidez de la que se podía permitir en los dibujos animados y con un discurso que solo el cómic permite. 

    Así, el escritor toca temas como la sexualidad, el significado del matrimonio, las “guerras justas”, el capitalismo, la manipulación mediática, la religión, los roles de género, la etnicidad y otras cuestiones muy candentes ahora. 

    Todo esto es tratado en el cómic a modo de fábula, estableciendo en la conclusión de cada episodio una suerte de moraleja y gag final, que nos recuerda mucho a la inteligencia de aquellos atolondrados cavernícolas animados con los que muchos crecimos.
  • Por otro lado, Russell también se permite ciertas licencias a la hora de modernizar la caracterización y personalidad de los protagonistas. 

    Pedro (Fred) es menos alcornoque, o al menos más abierto a la modernidad, y Pablo (Barney) no es tan pusilánime ni bobalicón. Ambos son hombres de su momento, con sus problemas y limitaciones. 

    Esto también se extiende a Betty y Wilma, cuya personalidad y expectativas vitales están más desarrolladas de lo que recordábamos. Y algo parecido ocurre con Pebbles y Bam-Bam, que en esta continuidad no son niños, sino adolescentes. Y, como tales, sus caracterizaciones reflejan la moda y las reacciones de la juventud actual. 

    A nivel del dibujo, hemos de señalar que la mayor parte de la obra está ilustrada por Steve Pugh (“Predicador: El Santo de los Asesinos”, “Rogue Trooper”, “Animal Man”), un autor conocido por sus lápices en el sello Vertigo y en el cómic británico. 

    Su estilo se adapta a la perfección al cómic, logrando un equilibrio perfecto entre lo que debe recordarnos a los personajes originales y una visión más “realista” de los mismos.
  • El ojo del ilustrador capta a la perfección la fisonomía de las dos familias protagonistas y de su mundo. Pero también se permite hacer concesiones, retratando a ciertos personajes (animales principalmente) y algún escenario con un marcado estilo cartoon. 

    Las portadas, que puedes ver en su interior, están realizadas por diversos autores, a cada cual más granado: Amanda Conner, Jill Thompson, Chris Burnham, Yanick Paquette… ¡Todo un lujo que el adicto al comicbook sabrá apreciar! 

    De igual manera, cabe señalar que uno de los capítulos está dibujado por el mismísimo Rick Leonardi, una leyenda del gremio, que seguramente reconocerás por trabajos tan dispares “The Amazing Spider-Man”, “Star Wars: Darth Vader” de Dark Horse, “Nightwing” o “The Vision and the Scarlet Witch”. Respecto a su colaboración, solo cabe decir que es una golosina dentro del tomo en su conjunto.
  • Concluimos señalando que Los Picapiedra es un cómic idóneo también para aquellos no expertos en cómic. De ahí que pueda disfrutarse sin necesidad de ser un experto en la materia. 

    Además, debemos alabar también la traducción española del cómic, que ha respetado los términos usados por el doblaje latino en su momento. Un detalle que los aficionados que crecieron con Pedro y Pablo agradecerán.
  • Además de esta recomendación que te hacemos, hay muchas grandes obras que te están esperando en nuestra tienda de Akira Comics. Si quieres encontrarte con este cómic y otros imperdibles, de lectura obligada, te animamos a hacernos una visita. Nuestro equipo estará encantado de resolver cualquier duda que tengas y de orientarte en busca de ese cómic que está hecho a medida para ti. 

    Imágenes | Los Picapiedra.

El Staff


Akira Cómics es la librería especializada en cómics, manga, juegos y fantasía con más personalidad del panorama nacional y a nivel internacional pertenece al grupo de librerías ganadoras de un Eisner así como la organización internacional de librerías de cómics ComicsPRO.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto