Lobezno: Historia y trayectoria de Wolverine

22/01/2019
  • Wolverine (Lobezno en España), es uno de los personajes más queridos de la Patrulla-X, los X-Men. ¿Pero cuánto sabes sobre él? Te ponemos al día de sus habilidades, historia, origen y trayectoria. Lo sabrás todo sobre “el enano canadiense de las garras”.

  • Soy el mejor en lo que hago, pero lo que hago no es agradable”. Posiblemente te suene esta frase. Es una de las más conocidas de Marvel Comics, junto a “Todo poder conlleva una gran responsabilidad”; “¡Es la hora de las tortas!”; o “¡Vengadores, reuníos!

  • ¿Pero sabes a qué personaje se la debemos? 

    Has acertado, Akira-buddy: se trata de la frase recurrente de Lobezno, también conocido en inglés como Wolverine –su nombre original, que, por cierto, significa literalmente “glotón” o “carcayú”–. 

    Este es, quizás, el personaje Marvel más carismático del mundo del cómic de superhéroes, con permiso de Batman, de Spiderman y de Masacre (Deadpool). Y esto es todo un hito, teniendo en cuenta que nació durante la Edad de Bronce de los cómics Marvel, en plenos años 70.
  • De hecho, su primera aparición no fue precisamente como un héroe, sino como antagonista de Hulk –conocido durante mucho tiempo en nuestro país como La Masa–. Este debut data de octubre de 1974, con un cameo en las páginas finales “The Incredible Hulk #180”, en pleno duelo entre el Wendigo y el alter ego de Bruce Banner. 

    A pesar de que había nacido como potencial villano, en pocos años acabó convirtiéndose en uno de los grandes y más populares héroes de la industria del cómic de superhéroes. 

    Tanto es así que, desde que los mutantes saltaron al formato audiovisual, Lobezno ha sido de los personajes más populares. Primero con su integración en la serie animada de X-Men de los 90 y, luego, con Hugh Jackman como actor del personaje en las películas entre el 2000 y 2017.
  • Origen editorial

  • Corrían los años 70 y Marvel estaba renovando colecciones y personajes fruto de los nuevos vientos que corrían por USA y por la sociedad en esos años. 

    Reflejo de este convulso momento es la propia Marvel Comics, que en este periodo dio lugar a personajes que representaban a la contracultura, como Luke Cage; pero también planteaba antihéroes, con una moral retorcida y unos métodos cuestionables: Punisher, Morbius… y, claro está, nuestro pequeño canadiense con garras. 

    En 1974, Len Wein, uno de los guionistas habituales de Marvel en esa época, decidió inventar un nuevo personaje destinado en primera instancia a ser contrapartida de Hulk en su primera colección. 

    Pretendía ser una respuesta violenta a la furia del Gigante Esmeralda, que no compitiera con él en tamaño, pero sí en ferocidad. De esta forma, se diseñó un personaje canadiense con el que se planteaba cierto aire totémico y animista: El Wolverine.
  • Inspirado en los carcayúes (gulo-gulo, glotones y otros mustélidos del mismo orden), Lobezno era un tipo más bien bajito, con muchos litros de testosterona y mala leche en la sangre, que era presa de una rabia asesina, al igual que el animal del que tomaba el nombre. 

    De hecho, se considera que el carcayú es un animal tan peligroso que, aun siendo más pequeño que un oso pequeño, al ser acorralado por un enemigo (sin importar el tamaño) ataca con una sed de sangre tal que no cesa hasta que él o su amenaza han caído. 

    Partiendo de este punto de partida, se presentó a un personaje feroz, que en un principio ni siquiera se planteó necesariamente como mutante, sino como un tipo entrenado por el Ejército de Canadá y enviado a detener a Hulk y a Wendigo. 

    Para compensar su tamaño, “Lobi” estaba armado con unas garras que eran capaces de penetrar la piel de Hulk, una gran rapidez, sentidos desarrollados de cazador y, encima, un inusual poder de curación, que le permitía recuperarse de casi cualquier herida. 

    Sin embargo, a pesar de su atractivo, Lobezno quedó relegado al cajón de los personajes olvidables durante un par de años. 

    A pesar de contar con su factor curativo y unas garras chulísimas, amén de ese comportamiento tan viril y rebelde, el mutante de las garras debería esperar a que los X-Men salieran de sus largas vacaciones y fueran traídos de vuelta de los anales del olvido con la publicación de “Giant-Size X-Men Vol 1 #1” (mayo de 1975), escrito precisamente por Len Wein y dibujado por Dave Cockrum. 

    El dúo regeneró el alineamiento del grupo, introduciendo personajes de distintas nacionalidades y etnias: un ruso (Coloso), una afroamericana (Tormenta), un irlandés (Banshee), un indio americano (Pájaro de Guerra) y un canadiense… Lobezno.
  • La serie pasaría rápidamente a manos de los británicos Chris Claremont y John Byrne. Estos iban a encontrar en Lobezno un personaje perfecto para la cabecera, convirtiéndolo en uno de los pesos pesados del grupo. 

    Como guionista, Claremont desarrolló a la perfección el pasado oscuro y misterioso de Lobezno, del que solamente conoceríamos que fue transformado en un arma viviente letal llamado “Arma-X” a partir de sustituir o recubrir todo un esqueleto de adamantium (el metal más indestructible del Universo Marvel, un metal ficticio, pero totalmente resistente). Pero jamás nos explicaría con detalles su origen, haciendo que este fuera siempre un eterno misterio. 

    Así, durante la etapa en la que el guionista se encargó del personaje, los lectores sólo iban a saber que se llamaba Logan y apenas breves retazos de su tortuoso pasado, ocultos por el lavado de cerebro fruto del proceso que le dio su esqueleto de adamantium. 

    Gracias a esto, se desarrollaría un personaje “hacia adelante”, haciendo evolucionar a Lobezno de mero matón rebelde a un personaje con matices. Algo que demostraría la obra Lobezno: Honor, realizada junto a Frank Miller. Sin embargo, con el tiempo, novelas gráficas como Arma-X o Lobezno: Origen y sus secuelas desvelarían el misterio oculto del personaje.
  • En tanto, John Byrne sería uno de sus principales defensores y valedores. Gracias a él, Lobezno sería un personaje muy cuidado. El dibujante –que, habiendo nacido en Reino Unido, está radicado Canadá– sentía predilección por él, cuidándolo hasta el más mínimo detalle. 

    De ahí que la acción de Lobezno en sus viñetas fuera de una espectacularidad gráfica, cuyo estilo aún sigue vigente 30 y 40 años después. Además, Byrne sería el responsable de su cambio de imagen, brindándonos el clásico traje ocre y marrón.
  • ¿Pero por qué Lobezno?

  • Antes de seguir, hagamos un paréntesis para explicar un detalle curioso. Una de las cuestiones más criticadas del personaje fuera de España es la propia traducción del nombre del héroe. 

    Como ya te hemos contado, Wolverine se podría traducir del inglés como “glotón” o “carcayú”, una especie de oso pequeño altamente agresivo, omnívoro y solitario, de mucho pelaje, y que en Europa habita en las zonas escandinavas aún hoy en día. 

    Cuando el guionista Len Wein inventó este personaje claramente se estaba inspirando en la personalidad y el enfoque violento de este animal. Por desgracia, ya en los años 70, cuando sus aventuras llegaron a nuestro país, los traductores de los cómics Marvel –en ese tiempo editados aquí por las editoriales Bruguera y Vértice– se encontraron con un problema, y esto dio lugar a dos versiones de lo que pudo pasar.
  • La primera de ellas parte del hecho de que el inglés de los traductores no era gran cosa. Desconocían el término “wolverine”, y optaron por traducir a las bravas, siguiendo el razonamiento de que, si “wolf” es “lobo” en castellano, obviamente wolverine” podría ser “lobezno”. Y así se quedó el nombre desde ese momento y para siempre. 

    La segunda de ellas, también posible, apunta a que la traducción de “Gulo-gulo” o “Carcayú” no acababa de tener gancho. Y, obviamente, tampoco se atrevían a tirar por las latinoamericanas “Guepardo” o “Aguja dinámica”, por lo que prefirieron tirar de imaginación y pensar en un animal salvaje que para el público español fuera sinónimo de furia y peligro: el lobo. 

    Como resultado, y debido a esa traducción tan aciaga, los lectores españoles se han perdido esta asociación etimológica de Wolverine, cosa que no le ocurre al lector anglosajón, más familiarizado de las características de este animal. 

    Dicho de otra forma, el resultado de la adopción del término Lobezno se debe, quizá, a un problema de localización y a la propia idiosincrasia del lector español de los 70.
  • La historia en los cómics… hasta ahora

  • Llegados a este punto, hemos de hacer un ejercicio de retcon y reordenar nuestras ideas un poco. 

    Como te hemos contado ya, el origen de Lobezno se vio alterado abruptamente a lo largo de los años. Mientras Claremont fue su principal guionista, nadie se atrevió a plantar ni una sola coma acerca de su pasado. 

    La irrupción de Andy Kubert, Barry Windsor-Smith y otros escritores cambiaron esta norma no escrita. Por eso, en los siguientes párrafos te contamos, de manera más o menos ordenada, la trayectoria del personaje en el cómic.
  • Según parece, Lobezno nació en la frontera entre EEUU y Canadá, bajo el nombre de James Howlett. Hijo de un terrateniente y de su defenestrada esposa, James era el hijo del matrimonio, cuyo hermano mayor había muerto en extrañas circunstancias. 

    En realidad, James era el hijo natural del jardinero Logan y medio hermano menor del muchacho apodado Perro. Logan y Perro irrumpieron una noche en la casa y asesinaron al Sr. Howlett, lo que hizo que el “factor mutante” despertara en James, desenfundando por vez primera sus garras y matando a su padre biológico. 

    Con ayuda de su niñera Rose, James logró huir a un campamento minero, en donde adoptó el nombre de Logan, sufriendo su primera amnesia, debido al trauma. El chico se haría un nombre entre los locales, luchando en peleas de boxeadores, donde fue bautizado como “El Lobezno” (El Carcayú/The Wolverine). 

    Sin embargo, un trágico encuentro con Perro acabaría en la muerte accidental de Rosa. Este shock le hizo caer durante años en la vida salvaje. 

    En este periodo, Saul Creed le rescataría para entregarlo a Nathaniel Essex, el futuro Mister Siniestro. Logan lograría huir y ajustaría cuentas con Creed, iniciando una larga enemistad con el hermano de este: Victor Creed (Dientes de Sable), quien reiteradamente acosaría a James, tratando de destruir todo lo que éste construyera –empezando por la amante de Lobezno, Zorra Plateada (Silver Fox), a la que el villano asesinaría para vengarse del asesino de su hermano.
  • Ya asumiendo la identidad de Logan, nuestro héroe capta la atención de Romulus, un hombre lobo demente que manipula al héroe. De este modo, James comienza a viajar a la ciudad de Madripoor, haciéndose un nombre en Asia, mientras se mete de lleno en varios escenarios bélicos, como las dos guerras mundiales o la Guerra Civil Española.  

    Sus andanzas le llevan después de la II Guerra Mundial a Japón. Allí contrae nupcias con una mujer llamada Itsu, de la que tendría un hijo: Daken. Romulus pondría en juego al Soldado de Invierno, contratándolo para matar a Itsu y robar al niño. 

    Logan sufriría varios lavados de cerebro durante los años 50 y 60, que le harían ir de una agencia gubernamental a otra. Finalmente, acabaría en el Departamento-K y en el Proyecto Arma-X, para el que se presentaría voluntario, adquiriendo su esqueleto y garras forradas de adamantium pero pagando, nuevamente, un precio en forma de amnesia.
  • La hora del Lobezno

  • Heather y James Hudson, quienes pertenecían al Departamento H canadiense, encuentran a Logan vagando en la nieve. La pareja le ayuda a recuperarse, convirtiéndolo en un miembro útil de su departamento. De este modo, el dúo le consigue un traje y la acreditación formal para que trabaje con ellos en el incipiente grupo de superhéroes canadiense que dirigen y que sería conocido como “Alpha Flight”. 

    Ya habiendo asumido el nombre en código de Wolverine, Lobezno vuelve a ser manipulado por Romulus, poniendo en peligro al héroe. Logan es despachado para acabar con la amenaza de Hulk y Wendigo. Sin embargo, como ya sabemos por los cómics, este primer asalto no acaba del todo bien para Logan. 

    Poco después, el profesor Charles Xavier de La Patrulla-X se encuentra en el brete de haber perdido a su equipo original de X-Men en la isla de Krakoa. Como respuesta, el telépata reúne a un grupo nuevo, entre los que se cuenta Logan. 

    Este, junto a Tormenta, Coloso, Rondador Nocturno, Banshee y Pájaro de Guerra serían los nuevos X-Men. A ellos se les uniría, como líder titular, el anterior jefe táctico del grupo, Cíclope, y posteriormente Jean Grey (más tarde Fénix) y Kate Pryde, Gatasombra.
  • Con estas dos mujeres desarrolla una conexión particular. Una es su amor platónico e inalcanzable. La otra, su hija adoptiva y aprendiz. Gracias a la influencia de cada una de ellas, Logan comienza a verse como algo más que una bestia, un cambio drástico que le lleva a cortejar a Mariko Yashida, uno de sus grandes amores. 

    La interferencia del villano Mente Maestra, no obstante, frustra el feliz matrimonio, dejando al mutante compuesto y sin novia. 

    Integrado ya como un miembro capital de los X-Men, con Tormenta reemplazando a Cíclope como jefa, Mister Siniestro vuelve a resurgir. Su Masacre Mutante contra los Morlocks (muties que viven debajo de Nueva York) lleva a Lobezno a enfrentarse de nuevo con su archirrival Dientes de Sable en lo que será uno de los combates más salvajes entre los dos. 

    En este periodo, vuelve a enfrentarse con Hulk en una esperada revancha, y también acaba crucificado en Australia. Su salvación, en este último caso, viene por parte de la mutante Júbilo, llamada a ser su nueva aprendiz y protegida durante los primeros años 90. 

    En tanto, Logan alterna sus aventuras en solitario con las del grupo, habiendo de visitar habitualmente Madripoor y asumiendo la identidad de “Parche”, un criminal tuerto con aspecto de vaquero.
  • Pero un nuevo horizonte plantea un cambio radical en su trayectoria. La lucha entre los X-Men y Magneto y sus esbirros le cuesta cara a Lobezno. 

    Utilizando sus poderes de manipulación del magnetismo, Magneto logra arrancar el adamantium del esqueleto de Lobezno. Este proceso no solo casi acaba con él, sino que le revierte temporalmente a un estado primitivo, casi animal. 

    Esta etapa editorial, por cierto, revela en los cómics por primera vez que Lobezno siempre tuvo garras y que las que habíamos visto eran de hueso forrado, algo que cambiaría la percepción del personaje. 

    Sin embargo, el Lobezno de “garras de hueso” no dura mucho. Otro villano de los X-Men llamado Apocalipsis secuestra a Lobezno para devolverle el adamantium a sus huesos y convertirlo en Muerte, uno de sus cuatro acólitos y jinetes. 

    Lobezno acepta y, mientras, un Skrull asume su identidad para que ninguno de sus amigos descubra la verdad. Por suerte para todos, Lobezno logra vencer el control mental y traicionar al maloso.
  • Ocaso, muerte y… ¿resurrección?

  • Los años 2000 llevaron a Lobezno por otro camino. 

    La trama de Enemigo del Estado” hace que Lobezno se enfrente al Gorgón, HYDRA y La Mano, cuando es manipulado y forzado a atacar a sus amigos. La ayuda de Elektra y otros héroes logra parar uno de los más retorcidos planes de estos criminales, jamás llevados a cabo. 

    Con la fe en sí mismo por los suelos, sobre todo tras descubrir que ha sido parte de la Guerra Secreta de Nick Furia (terrorismo de Estado en suelo latveriano, narrado en Secret War”), Lobezno se une a los Nuevos Vengadores de Capitán América y Iron Man, antes de Civil War, desarrollando lazos con Spidey, Luke Cage y los Nuevos Vengadores. 

    Esta asociación es clave para él, ya que, debido a los eventos deDinastía de M”, Lobezno recupera TODAS sus memorias. Conoce todo su pasado y sabe de todas las manipulaciones que ha sufrido. Además, también entiende los motivos de su fijación por las mujeres pelirrojas.
  • Y aquí las cosas se aceleran. Con “Civil War en ebullición, Lobezno sabe de Romulus y de sus manipulaciones, descubre la existencia de su hijo Daken, debe afrontar la Guerra del Mesías y formar un nuevo grupo de X-Force, destinado a servir de plataforma de misiones encubiertas de los mutantes. 

    Los efectos de Cisma y la imposibilidad de hacer las paces con Daken acaban haciendo mella en Lobezno. Tras romper lazos con Cíclope, Logan vuelve a la vieja mansión-X y funda la Jean Grey School para Jóvenes Talentos. 

    Asumiendo el rol de profesor, el viejo guerrero comienza a formar a una nueva hornada de héroes. Desgraciadamente, el aciago “Vengadores vs. X-Men” le obliga a tomar partido, enfrentándose al enloquecido Cíclope, poseído por la Fuerza Fénix.
  • En un intento por reconciliar a los dos bandos, Logan se une a la Unity Squad de los Vengadores (ver Imposibles Vengadores), habiendo de enfrentarse en primera instancia al Cráneo Rojo, que ha logrado implantarse en el cerebro mutante del profesor Xavier en un cuerpo clonado. 

    Tras esta amenaza, Lobezno habrá de hacer frente a su “última aventura”. 

    Tras ser infectado por Dientes de Sable con una toxina que le arrebata sus poderes mutantes y su factor curativo, Lobezno se convierte en un blanco fácil. 

    Siguiendo la pista de diversos enemigos suyos, Logan acaba rastreando al retorcido Abraham Cornelius, el doctor responsable del proyecto Arma-X. Cornelius trata de replicar el mismo proceso que le forró de adamantium. Lobezno intenta acabar con él, a costa de su propia vida.
  • De esta manera, queda temporalmente un vacío en Marvel, que es llenado por X-23, llamada She-Wolverine o Lobezna, Dientes de Sable –ahora un héroe en proceso de redención que asume el nombre código de Lobezno– y una versión anciana de Logan venida de la realidad del mundo paralelo del cómic “El Viejo Logan. 

    Sin embargo, durante los eventos de Marvel Legacy, descubrimos que Lobezno vuelve a estar vivo y más activo que nunca… Eso sí, si quieres saber de qué manera, te recomendamos que te pongas al día con los cómics.
  • Un mito que no deja de crecer

  • Ya lo has comprobado. Desde su debut en La Patrulla-X allá por 1975 en este ya mítico Giant-Size X-Men nº1” que daría inicio a la nueva Patrulla-X, la fama y cariño del personaje no ha hecho más que crecer y crecer por doquier, hasta convertirse actualmente en uno de los grandes iconos de Marvel y del cómic. 

    Gracia a su aparición en numerosas colecciones y a las cabeceras que ha protagonizado desde los años 80, ha mantenido unas ventas espectaculares, ya hablemos de sus propias series o de las de los grupos en los que milita o ha militado: X-men, Vengadores, X-Force… Es uno de los pocos personajes que siguen gozando, tras 40 años de vida, de un nivel inusitado de seguidores. 

    Tanto es así que su popularidad ha llegado incluso a eclipsar (en algún momento) a la del propio Batman, gran buque insignia de DC, o a Spiderman, el héroe más rentable de Marvel con diferencia. 

    Su historia, sus poderes, sus tragedias y particularidades han hecho de Lobezno un caramelo para fans y creativos. Lobezno es un personaje inmenso y narrativamente delicioso, que no ha hecho sino incrementar su legión de admiradores. 

    Que Hugh Jackman, además, le diera vida en el cine también tiene algo que ver con su éxito, claro. De hecho, que “Logan” fuera la última película del australiano como mutante de las garras deja el listón muy alto. ¿Encontrará alguna vez Hollywood un reemplazo a la altura?
  • En Akira Cómics no queremos poner la mano en el fuego sobre esta última cuestión. Lo que sí queremos es invitarte a que nos hagas una visita a nuestra tienda. Si tienes más dudas o quieres saber más sobre Wolverine, nuestro equipo estará encantado de resolvértelas y orientarte hacia sus mejores lecturas. 

    Imágenes | Akira Cómics.

El Staff


Akira Cómics es la librería especializada en cómics, manga, juegos y fantasía con más personalidad del panorama nacional y a nivel internacional pertenece al grupo de librerías ganadoras de un Eisner así como la organización internacional de librerías de cómics ComicsPRO.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto