John Byrne: un inglés en Nueva York

05/11/2018
  • John Byrne es uno de los ilustradores más influyentes del cómic de los años 70 y 80. Su larga sombra aún se proyecta sobre los actuales creativos de las grandes editoriales. En este reportaje te contamos más sobre él.

  • Decir John Byrne es, sobre todo, hablar de grandes sagas marvelitas, como La Saga de Fénix Oscura, o emblemáticas etapas de DC Comics, como Superman: El Hombre de Acero.  Por diversos motivos, este ilustrador se ha convertido en un referente para el mundo del cómic norteamericano. 

    ¿Pero cuánto sabes de John Byrne? Si has escuchado o leído su nombre y, más allá de los dos títulos que te hemos comentado, poco o nadas conoces de él, acompáñanos en los siguientes párrafos: te vamos a hablar de esta singular figura, a la que tanto deben muchos superhéroes y superheroínas.
  • John Lindley Byrne nació allá por el 6 de julio de 1950 en Inglaterra, en Walsall (Staffordshire). Hijo de una pequeña familia, los Byrne se mudaron pronto a Canadá, en donde el futuro dibujante de cómics creció y maduró. 

    A diferencia de muchas otras grandes figuras, su primer contacto con el mundo de los superhéroes y con los cómics no se debió a títulos impresos, sino a la televisión. A los 6 años de edad, el pequeño John quedó impresionado por la teleserie de Superman que protagonizó George Reeves durante los años 50. Esta sitcom, emitida por la BBC, le marcó y sentenció cuál sería su principal interés en el futuro. 

    Este primer contacto solo fue uno de los muchos que realizó en los sucesivos años, haciéndose con anuales especiales de DC que le iniciaron en las aventuras impresas. Posteriormente, ya durante su estancia en Canadá, entró en contacto con el incipiente Universo Marvel, pergeñado por Stan Lee y Jack Kirby. 

    En 1970, Byrne comenzó su formación como ilustrador en la Universidad de Arte y Diseño de Alberta, en Calgary. Sin embargo, no llegaría a completarla: 3 años después dejó el centro sin graduarse. 

    Entretanto, comenzó a realizar sus primeros pinitos en el mundo del cómic, que se vieron influidos por los trabajos de Jack Kirby y de Neal Adams.
  • Byrne comenzó a trabajar para Marvel y Charlton Comics en pequeños trabajos sin mucho lustre hacia 1974. En esta última editorial coincidió con dos de sus excompañeros de universidad, Roger Stern y Bob Layton, junto a los que sacó adelante el cómic “Rog 2000”, un spin-off de la colección de E-Man, sobre un luchador robot.

    A este cómic le siguieron algunos trabajos esporádicos durante el siguiente año, hasta que en 1975 recibió la llamada de la grandeza.

  • Auge y salto a la fama

  • En 1975, Byrne fue fichado por Marvel a instancias del guionista Chris Claremont, un escritor inglés que se anunciaba como una auténtica revolución en la Casa de las Ideas, siendo el precursor de la fiebre de artistas británicos en la industria del cómic yankee. 

    Claremont era en 1975 el guionista de Puño de Hierro. Pero su dibujante, Pat Broderick, faltó a una fecha de entrega. Esto hizo que el autor se encontrara en el brete de tener que salvar el pellejo, encontrando un reemplazo. 

    El inglés ya conocía el trabajo de Byrne para Charlton y estaba muy impresionado con el talento de la estrella en ciernes, por lo que le llamó para realizar en encargo.
  • El resultado fue tan satisfactorio que Marvel contrató a Byrne para otros proyectos, entre ellos “Uncanny X-Men” (“La Imposible Patrulla-X”), en donde volvió a hacer equipo con Chris Claremont, dando lugar a una Edad de Oro para los mutantes de Marvel con historias como la de Proteus, la citada saga de Fénix Oscura o el emblemático Días del Futuro Pasado. 

    Su trabajo con Marvel continuó más allá de los X-Men, y Byrne comenzó a trabajar en otras franquicias. Destacan de este periodo de finales de los 70 y principios de los años 80 su aportación en la creación de Scott Lang, el actual Hombre Hormiga, que inspira la película de “Ant-Man”, y una deliciosa etapa del Capitán América co-realizada con Roger Stern y que se reeditó en su día en España bajo el título de “El Sueño Americano”. 

    Los 80 fueron una etapa brillantísima para Byrne. Marvel le confió durante 5 años la colección de los 4 Fantásticos, dando lugar a una etapa que muchos consideran una suerte de Edad de Plata o de renacimiento creativo de los personajes. 

    Los críticos, de hecho, consideran que la etapa de Byrne en esta serie no solo fue revolucionaria, sino que refrescó los principios básicos del título.
  • Mientras tanto Byrne, que en sus obras había apostado por las minorías y por superhéroes que las representaran, logró lanzar el título “Alpha Flight”, que desarrollaba las aventuras de un supergrupo canadiense que había sido presentado en X-Men. De sus páginas surgiría Estrella Polar, el primer personaje abiertamente gay de la Casa de las Ideas. 

    Fue hacia 1986, con el fin de su relación con Marvel, cuando Byrne se dejó querer por DC Comics. Aunque ya había aceptado previamente encargos para la casa de Batman y Superman, hasta entonces no había tenido un encargo importante. 

    ¡Y qué encargo tuvo! 

    Debido al reinicio de “Crisis en Tierras Infinitas”, DC encargó a Byrne que reiniciara Superman en la nueva continuidad. Y así lo hizo el dibujante. 

    Actuando como ilustrador y guionista durante unos cuantos números, Byrne lanzó la colección Superman: Man of Steel en la que narró de nuevo el origen de Superman, volviendo a los principios básicos del cómic clásico pero modernizándolo en base al Superman de las películas de Richard Donner.
  • En 1988, Byrne regularizó su situación y obtuvo su ciudadanía americana. En este periodo, se casó con la actriz Andrea Braun, a cuyo hijo, Kieron Dwyer, Byrne adoptó. Precisamente, Dwyer se convirtió años después en un conocido animador inspirado por el trabajo de su padrastro, con el que vivió hasta que se divorció de su madre. 

    La década no acabó sin que Byrne regresara a Marvel para encargarse de Los Vengadores de la Costa Oeste: Hulka, Namor y Iron Man.
  • Los 90, el cambio de rumbo

  • A pesar de su infatigable carrera, Byrne no siempre tuvo buenas relaciones con sus colegas de profesión. El planteamiento de John como creador pasaba por una colaboración soterrada y una connivencia con las editoriales, a cuyos designios debía plegarse, sobre todo en lo tocante a la autoría y los derechos de los personajes. 

    Este postulado, precisamente, hizo que entrara en numerosas disputas de carácter profesional con artistas como Erik Larsen, Jack Kirby o Steve Gerber, que le parodiaron en sus cómics como una suerte de esbirro de los grandes villanos y tiranos de sus cómics.
  • Curiosamente, cabe señalar que posiblemente este posicionamiento le valiera sobrevivir a la debacle de los años 90, en el que las grandes editoriales se sumieron en una severa crisis editorial y financiera, lo que llevó al descalabro de la industria. 

    En los 90, Byrne realizó algunos trabajos en otras casas, como Dark Horse, para quien realizó Next-Men. También fue reclutado para algunos proyectos cósmicos durante los años 90, como el reboot de los “Nuevos Dioses” (de “El Cuarto Mundo de Jack Kirby), el crossover que enfrentó a Galactus y a Darkseid, o su etapa de mediados de la década de Wonder Woman. 

    Hacia 1999, regresó a Marvel para realizar el reboot malogrado de Spidey, titulado “Spider-man: Chapter One” (“Spiderman: Capítulo Uno”). Poco después relanzó la colección de “Amazing Spiderman” junto a Howard Mackie. 

    Tras esto, volvió a los X-Men, con La Patrulla-X: Los años perdidos, una serie en la que se contaba el periodo de las aventuras de los héroes acaecido entre la cancelación de la colección original y su revival a mediados de los 70.
  • Tras esto, comenzó una cada vez menos pródiga carrera. Byrne aceptó encargos para DC y Marvel y también comenzó a dibujar para IDW, colaborando en los cómics de “Angel” y de “Star Trek” 

    El hecho de que tampoco fuera una figura asidua a las grandes convenciones ha hecho que, en la última década, Byrne haya desaparecido de la escena pública y apenas se sepa nada de él. 

    Y eso es todo. Como veis, Byrne es uno de los grandes, con una intensa e infatigable carrera en sus espaldas. Si quieres encontrar sus mejores cómics, solo te queda pasarte por Akira Cómics y preguntar a nuestro equipo por sus trabajos más interesantes. ¡Estaremos encantados de atenderte! 

    Imágenes | Akira Cómics.

El Staff


Akira Cómics es la librería especializada en cómics, manga, juegos y fantasía con más personalidad del panorama nacional y a nivel internacional pertenece al grupo de librerías ganadoras de un Eisner así como la organización internacional de librerías de cómics ComicsPRO.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto