¿Qué es una novela gráfica?

17/02/2020
  • ¿Sabías que existen diferencias entre el cómic y la novela gráfica? Hoy te contamos qué aspectos distinguen a estos dos conceptos que muchos usan como sinónimos pero que no lo son.

  • El concepto de novela gráfica es objeto de debate y polémica, porque la diferenciación entre cómic y novela gráfica no se ajusta a conceptos objetivos. Y, en ocasiones, incluso parece una simple argucia semántica para dignificar el concepto de cómic.

    No obstante, algunas personas ven ciertos cómics como elementos de mayor valor artístico, incluso literario, que merecen una consideración aparte.

    En cualquier caso, la distinción entre ambos términos es un tema muy controvertido. Desde Akira Cómics vamos a analizar algunas de las características que, según los aficionados y siempre desde un punto de vista subjetivo, tiene una novela gráfica.

  • Novela gráfica: concepto, formato y edición

  • El término de novela gráfica surge durante los años 70 con el objeto de acotar determinadas obras dentro del terreno artístico y, de este modo, diferenciarlas de lo que hasta entonces era un ligero medio de entretenimiento popular. De tal manera que se buscó que la novela gráfica fuese una obra de calidad literaria adaptada para ser plasmada en forma de cómic.

    Una de sus características, fruto de la época en la que fue forjado el término, es que el cómic estaba diseñado para ser editado en entregas como fruto de una publicación periódica. Sin embargo, la novela gráfica cubre una historia entera y, en caso de que haya una continuación, igualmente será una historia independiente y autoconclusiva. Hoy día esta diferenciación no resulta tan eficaz, pero hay quienes aún la consideran como tal.

    En todo caso, este formato da libertad a los autores para contar su historia sin modificar por necesidades editoriales que puedan alterar el curso de la narración por cuestiones relacionadas con su potencial serialización. Incluso, en muchas ocasiones, podemos encontrar novelas gráficas editadas con el mismo formato que un libro, lo que nos lleva al tema de su edición, que mencionaremos más adelante.

  • Obviamente, al tratarse de una historia concebida de manera mucho más exhaustiva que lo que sería un formato de cómic popular, el formato de edición no puede ser el mismo.

    Partamos de la base de que la longitud de la novela gráfica tiende a ser superior a la de un cómic corriente. El formato de grapa americano tiende a tener unas 30 páginas, y el formato europeo oscila entre las 42 y las 50. Es decir, son formatos que permiten que la historia pueda leerse en relativamente poco tiempo, que no suele ser superior a media hora, ideales para ser disfrutados en cortos periodos de tiempo libre.

    Sin embargo, en lo que se considera novela gráfica, no hay un límite en la longitud de la obra, y suelen ser obras que superan ampliamente las 50 páginas, así que el formato de edición ha de ser diferente para asegurar su correcta lectura y durabilidad.

    Muchos de ellos no permiten su lectura de una sentada, aunque son los menos habituales. En todo caso, requieren otro ritmo de lectura y más tiempo para su correcto disfrute.

    Suelen venir en formato cartoné encolado y cosido, exactamente igual que muchos libros de los considerados formales. Obviamente, esta diferencia de edición y presentación al público también influye en su precio: una novela gráfica arquetípica suele tener precios superiores a los 25€, mientras que los cómics oscilan entre los 2,5 y los 15€.

    Pero siempre hay excepciones.

  • Segmento de edad del público

  • Aunque esta distinción resulta cada vez más difusa, dado que el mercado nos ofrece ahora novela gráfica infantil, en un principio y generalmente hablando la novela gráfica está dirigida a un público adulto.

    Y en ella suelen tratarse temas relacionados con su mundo: la crudeza de la Historia de la humanidad, referencias frecuentes al sexo, un subrayado de los tonos grises del carácter de los personajes… Temas no considerados aptos para el público infantil y, en ocasiones, el juvenil.

    Además, otro de sus rasgos distintivos es la introducción dentro de la historia de cuestiones relacionadas con la temática social imperante, bien en el momento de la edición del cómic, bien en el entorno histórico y/o sociopolítico en el que transcurre la acción de la historieta.

  • La novela gráfica suele ser considerada como obra para el público adulto e iniciado en el mundillo. Además, si bien el cómic puede encontrarse aún en determinados quioscos y fácilmente en grandes superficies, la novela gráfica normalmente sólo se encuentra en tiendas especializadas como Akira Cómics –aunque cada vez es más frecuente su presencia en grandes superficies–.

    Además, estamos asistiendo a un proceso de integración del cómic dentro de la industria literaria –que no en la Literatura– que le permite alcanzar un lugar mucho más importante dentro de ella.

  • ¿Cuándo surge el concepto de novela gráfica?

  • Los orígenes de este término aún resultan misteriosos a causa de lo difuso de su definición.

    Los más puristas tienden a situarlo a mediados del siglo pasado, en 1957, con la aparición de la obra “El Eternauta”, de Héctor Germán Oesterheld. Otros, normalmente los defensores del llamado cómic americano, lo sitúan con la edición de “Bloodstar”, de Richard Corben (1976). 

    Sin embargo, el origen más popular y ampliamente aceptado de este nuevo género se considera con la aparición del “Contrato con Dios” de Will Eisner (1978), que supuso el bautismo de esta nueva corriente narrativa. De su mano, y a través de las 3 historias que componen este tomo, la historieta entró en el mundo adulto a través de historietas más maduras y profundas.

  • Todo surgió en un momento en el que el autor se veía fuertemente atormentado por la muerte de su hija Alice a causa de una leucemia 8 años antes de la publicación del cómic. A sus 61 años, era un hecho que no terminaba de asumir y usó la expresión artística a través de lo que mejor sabía hacer para poder hacer un ejercicio de catarsis. Ello llevó a la creación de un nuevo género, aunque realmente lo que realmente hizo fue popularizar y asentar en el mercado la novela gráfica.

  • Este cómic puede ser considerado como el arquetipo de la novela gráfica: las 3 historietas que la componen buscan en mostrarnos un lado amargo, lleno de frustración y violencia, enmarcado en la diversidad étnica del Bronx. Todo transcurre en un ambiente recargado, lleno de sombras, sucio… y desesperado. Un torrente de fuertes sentimientos que son, precisamente, los que nos sumergen en el cómic.

  • Pero entonces… ¿qué es la novela gráfica?

  • Tal y como ya hemos especificado, aún no existe una definición nítida sobre qué es una novela gráfica. Si bien podemos considerar que las obras que fusionan dibujo y narrativa y que tratan temas profundos, incluso controvertidos, e historias extensas, estarían dentro de ese género.

    Otra de sus características sería su escasa adaptabilidad al formato de serie al tratarse de historias cerradas, con un principio y un final, al igual que en una novela al uso.

  • El especialista Santiago García, autor del ensayo  “La novela gráfica” (Astiberri. 2010), dice al respecto que:

  • “Durante los 25 últimos años se ha producido un fenómeno que podríamos considerar de toma de conciencia del cómic como forma artística adulta. […] Sin duda, este cómic adulto contemporáneo es en gran medida continuador del cómic de toda la vida, pero al mismo tiempo presenta unas características propias tan distintivas que ha sido necesario buscar un nuevo nombre para identificarlo, y así es como en los últimos años se ha difundido la expresión novela gráfica”
  • No obstante, esta nueva definición tiene sus detractores.

    Algunos de ellos alegan, no sin cierta razón, que el término novela gráfica lo único que busca es una dignificación del término cómic, o una redenominación para no perder a los lectores cuando pasan de jóvenes a adultos.

    Algunos de ellos hombres ilustres dentro del género, como Francisco Ibáñez, que asegura que el término “novela gráfica” es una forma coqueta de nombrar a los tebeos, pero que en realidad se trata de la misma cosa.

    Además, añade que la supervivencia y resistencia del Noveno Arte pasa porque recupere una mayor popularidad y se mantenga vivo dentro de la cultura popular: “Ojalá las historietas volvieran a inundar los quioscos”.

    En todo caso, os invitamos a debatir sobre este interesante tema aquí mismo o en persona con el amable equipo de Akira Cómics.

    Imágenes | Akira Cómics.

Francisco Javier Illescas Díaz


Amante de la lectura desde antes de saber leer. Dueño de un ojo certero para discernir hasta los más nimios detalles. Gran aficionado a la Historia y azote de gente poco documentada.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

Regístrate con nosotros y así podrás crear tus comentarios, contar tus experiencias y participar en nuestro blog.

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto