Otra escuela de cómic europeo: la Nouvelle BD

13/07/2020
  • La Nouvelle BD es el movimiento que engloba a varias líneas estéticas y autores de estilos diferentes dentro del cómic europeo. Hoy te descubrimos sus bambalinas.

  • El cómic europeo no tiene una clasificación tan cerrada como pueda ser la dicotomía entre la Escuela de Bruselas y la Escuela de Marcinelle, porque… ¿en qué movimiento podríamos encuadrar a autores como Marjanne Satrapi, Émile Bravo, Guy Delisle o Lewis Trondheim? Pues, pese a sus estilos distintos, pertenecen a un mismo movimiento: la Nouvelle BD. Y en Akira Cómics vamos a profundizar un poco sobre ello.

  • ¿Qué es la Nouvelle BD?

  • Básicamente, y explicado a grandes trazos, la Nouvelle BD es el movimiento que ha significado el auge y consideración de la BD como novela gráfica.

    Vamos a remontarnos al año 1992: el mercado del cómic europeo está dormido en los laureles a causa de la seguridad que le reedición de material antiguo y la producción de nuevo material circunscrito a estilos y géneros consolidados en el mercado daba a las editoriales.

    Todo se rige por la dictadura del mercado y las cifras de venta, así que sólo accedemos a obras de línea clara, humorísticas a lo Marcinelle, fantasía épica, revisiones de personajes clásicos… insisto: cosas conocidas de registros conocidos, búsqueda de la venta pura y dura.

  • Ese encorsetamiento en cuanto al material considerado como “publicable” provocó un potente sentimiento de rebeldía en un autor: Jean-Christophe Menu.

    Este artista de Amiens era partidario de una tesis que defendía la existencia de un modelo de historieta alejada de los estereotipos reinantes y que podía dar una imagen distinta a la de género para el público infantil y juvenil que se tiene habitualmente y que podía generar productos de calidad comparable a la literaria dentro de los códigos que rigen el cómic. Y se puso manos a la obra, defendiendo la inclusión de otros géneros, como el biográfico o el costumbrista.

    Para lograr su objetivo, se rodeó de varios autores procedentes del panorama fanzinero francés para crear un grupo artístico que, en principio, se llamó L’Association. Así que allí se agruparon varios exponentes del mundillo underground europeo: Lewis Trondheim, Mokeit, Stanislas, Matt Konture, David Beauchard… con el único objetivo de romper con los planteamientos establecidos por el mercado.

  • El planteamiento general de esta panda de divinos gamberros estaba muy claro: eran la oposición al producto de serialización industrial que se había eternizado desde la posguerra. El mercado estaba saturado por todas esas series de contenido infantil y juvenil que, tras ser editadas en las revistas, se recopilaban en álbumes (Astérix, Spirou, Tintín, Lucky Luke…).

    Era el momento de crear un contenido más propio del público adulto y que rompiese con ese espíritu mercantilista asociado a los personajes de cómic. Dicho de una forma mucho más resumida, se rebelaron expresamente contra lo que podríamos llamar “Formato 48CC”: 48 páginas, color y cartoné, así como contra las temáticas, enfoques y estilos gráficos.

    La salida de este nuevo y rompedor producto supuso una bocanada de aire fresco en un mercado que había entrado en crisis a finales de los años 90 del siglo pasado, y que se había quedado lamentablemente anquilosado: el público adulto recibió con agrado y satisfacción esta nueva corriente artística y, en ese preciso momento, en el que se demostró que la obra de los autores de L’Association podía abrir, crear y mantener mercado, se puede decir que nació lo que se conoce ahora como la Nouvelle BD.

  • La defensa de este rompedor planteamiento dio sus frutos en poco tiempo, puesto que en los primeros años del nuevo milenio se empieza a reconocer internacionalmente a la Nouvelle BD a través de diversos premios en los más prestigiosos salones del cómic: el Coup de Coeur de Angulema en 1994, el Totem de la BD de Montreueil en 1996, el premio a la Mejor Serie de Angulema en 2005 y el gran premio de Angulema en 2006 para Trondheim; el premio de Angulema del 2000 y el premio Ignatz para Beauchard; la Fauve D’Or de Angulema en el 2000 para Rabaté; el Gran Premio del festival de Sierre del 1996 y el premio al mejor álbum de Angulema en 1998 para Nicolas de Crécy…

    Es el espaldarazo para que las obras de la Nouvelle BD se vean integradas en los engranajes del exigente mercado del cómic europeo. Así, podemos disfrutar de obras de autores del calado de Pascal Rabaté (“Río abajo”), Nicolás de Crécy (“Salvatore”), Blutch (“La luna al revés”), Emmanuel Guibert, Joann Sfar (“El gato del rabino”), Lewis Trondheim (“Ralph Azham”), Christophe Blain (Gus)… O con algunos más “comerciales” que suponen la “segunda línea” o nueva hornada de esta tendencia, como Marjane Satrapi (“Persépolis”), Émile Bravo (“Aleksis Strogonov”), Guy Delisle (“Crónicas de Jerusalén”), Manu Larcenet (“Blast”) o Boullet.

  • Además, todo aficionado adulto gusta de que determinados cómics de tendencias “indie estén presentes en sus estanterías de tal manera que esta “novela gráfica francesa” ha encontrado su nicho en el mercado general.

  • ¿Cuáles son las características de una obra de la Nouvelle BD? ¿Cómo la reconozco?

  • Aunque hablamos de un movimiento muy ecléctico que aglutina a autores de estilos y planteamientos muy diferentes entre sí, sí que hay una serie de elementos comunes encabezados por el rechazo a las fórmulas comerciales de la BD: 

    • El dibujo debe reflejar situaciones y experiencias vitales (casi como si fuese un documental).
    • El guión y el dibujo deben reflejar una madurez que los haga comparables a la Literatura.
    • El gusto por crear un contenido de interés cultural.
    • El rechazo al mercantilismo de los personajes de cómic.
    • Gusto por el blanco y negro (en contraposición al uso del color, más comercial –aunque no excluyente-).
    • Búsqueda de formatos libres, con objeto de asemejar el producto a una novela (huyendo del formato de cómic europeo, de entre 42 y 50 páginas).
  • Si os fijáis, el planteamiento busca crear una especie de “industria de la novela gráfica europea”.
  • ¿Qué requisitos debe cumplir un autor para ser considerado como productor de este movimiento?

  • Tiene que tener en cuenta varias cosas, como evaluar su capacidad para crear vínculos entre el cómic y otras artes (especialmente con la Literatura, el Cine y la Pintura, amén de otras artes visuales), y comprenderlas hasta el punto de que sean capaces, dentro de esa integración, de hacer guiños, homenajes, adaptaciones de grandes clásicos, usar diversos recursos gráficos e impulsar las iniciativas más originales con los medios artísticos a su alcance.

  • Además, implica un compromiso con la continua innovación y redescubrimiento de su propio estilo: ha de exigirse un proceso de regeneración gráfica, de evolución continua para dejar fluir el cambio evolutivo del dibujo con objeto de evitar la uniformidad del estilo y multiplicar la experiencia narrativa.

    Como ya hemos indicado antes, la introducción de esta tendencia alternativa varió en poco tiempo el sistema de publicación de historietas: el formato se hace más grande, el paginado es muy variable (de 10 a 1000 páginas), el estilo gráfico también, si bien tiende al minimalismo y a un estilo definible como “línea sucia” (en contraposición a la Línea Clara).

    Hay que estar también dispuesto a explorar, experimentar e incluir otras técnicas menos convencionales: no es raro encontrar muestras de collage o de aplicación directa del color en las obras de la Nouvelle BD, por ejemplo.

  • Somos conscientes de que este artículo es muy generalista, dadas las múltiples implicaciones y ramificaciones que este ecléctico movimiento artístico tiene, pero para saber más sobre esta nueva escuela, tenéis dos opciones: la primera es acceder a bibliografía especializada, entre la que os recomendamos un libro llamado “La nouvelle Bande Dessinée” de Hugues Dayez (es un recopilatorio de entrevistas con el núcleo duro del movimiento aunque, tristemente, sólo está disponible en francés); o familiarizaros al máximo nivel con la obra de todos los artistas que os mencionamos en este artículo (y para lo que el equipo de Akira Cómics estará más que dispuesto a echaros una mano).

    Para terminar, estos cómics tienden a ser considerados por el lector medio como opciones “demasiado intelectuales” o, directamente “gafapastosos”, pero son garantía de propuestas valientes, historias sólidas, poco convencionales y de desenlaces que siempre os proporcionarán una sorpresa.

    Si te interesa el tema, no te pierdas estos artículos:

    Imágenes | Akira Cómics.

Francisco Javier Illescas Díaz


Amante de la lectura desde antes de saber leer. Dueño de un ojo certero para discernir hasta los más nimios detalles. Gran aficionado a la Historia y azote de gente poco documentada.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

Regístrate con nosotros y así podrás crear tus comentarios, contar tus experiencias y participar en nuestro blog.

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto