¿Podemos considerar al cómic como Literatura?

02/03/2020
  • El debate es largo. En su ensayo, Milagros Arizmendi habla del cómic como “literatura de la imagen” pero… ¿podemos considerar al cómic como Literatura? ¿Es un género literario? ¿O es otra cosa?

  • El de la dicotomía cómic/literatura es un debate largo que enfrenta a muchos autorizados entendidos, teóricos y analistas dentro de nuestro mundillo. Sin menospreciar la importancia sociológica del cómic a todos los niveles, nos preguntamos: ¿podemos considerar al cómic como Literatura?

    Para responder a ello, lo primero que tenemos que considerar es la definición que de ambos términos da la Real Academia Española:

  • LITERATURA: Del latín “litteratura”. Arte de la expresión verbal. Conjunto de las producciones literarias de una nación, de una época o de un género.

    CÓMIC: Del inglés “comic”. Serie o secuencia de viñetas que cuenta una historia. Libro o revista que contiene historietas.

  • Así, de buenas a primeras, parece que no tienen mucho que ver. No obstante, al tratarse el cómic, por su definición, de una manera de contar un relato –con texto o sin él-, podría considerarse como un modo de expresión en tanto que hace llegar un mensaje al lector. Pero, como veis, es una conclusión muy traída por los pelos.

    Está claro que afirmar que el cómic es Literatura es una aseveración muy temeraria. Aunque no se puede negar que están separados por una línea muy fina… y en Akira Cómics vamos a intentar profundizar sobre ello.

  • ¿Qué nos lleva a identificar al cómic con la literatura?

  • En primer lugar, que toma varios elementos que corresponden a este arte. A saber: los textos, los diálogos, las onomatopeyas y los símbolos gráficos. En segundo lugar, la facilidad que se encuentra para conectar con cualquier obra literaria a través de su adaptación al cómic. Y, en tercer lugar, por ser el cómic también un vehículo narrativo a través de la combinación de texto e imagen capaz de transmitir una historia.

    Esta visión requiere de una serie de premisas previas: debemos desechar cualquier cisión del cómic como un medio híbrido narrativamente hablando; hay que escorarlo hacia el mensaje textual subrayando su carácter narrativo y el establecimiento del ritmo narrativo por parte del lector, y no a través de la semiótica de la imagen.

    Para esta consideración del cómic como Literatura pesa mucho la corriente que considera al medio como “novela gráfica”. Para ver hasta qué punto puede considerarse como “novela”, recurriremos de nuevo a la RAE:

  • NOVELA: Del italiano “novella”. Obra literaria narrativa de cierta extensión. Género literario narrativo que, con precedente en la Antigüedad grecolatina, se desarrolla a partir de la Edad Moderna. Ficción o mentira en cualquier materia.

  • Sigue dándonos pistas incompletas, pero nos orienta hacia un punto interesante: si el cómic fuese un género literario, podría encajar en la definición de “novela” y, como tal, ser Literatura. ¿Es, pues, el cómic un género literario? Profundicemos a ver a qué conclusiones llegamos.

  • ¿Es el cómic un género literario?

  • Lo primero de todo: ¿qué es un género literario?

    Pues uno de los distintos grupos en los que podemos clasificar las obras literarias atendiendo a su contenido y estructura. Dicha clasificación se establece conforme a criterios semánticos, sintácticos, fonológicos, discursivos, formales, contextuales, situacionales y afines. La clasificación más típica y universalmente reconocida los divide en géneros narrativo, lírico, dramático y didáctico.

    Efectivamente, el cómic podría ajustarse a estas consideraciones pero, de nuevo, observamos que siempre hay una escora hacia el medio exclusivamente textual.

    Pero… ¿no habíamos quedado en que podía ser “novela gráfica”? Alan Moore dijo una vez que “podrías llamar a “Maus” una novela, probablemente podrías llamar a “Watchmen” una novela, en términos de densidad, estructura, tamaño, escala, seriedad del tema y cosas así.”

    Pero parece evidente que esas características no se ajustan a todos los elementos y características de una novela, y eso es porque, a un nivel artístico y estructural, no hay diferencias entre la narrativa de una “novela gráfica” y un cómic.

  • Vamos ahora a aproximarnos a una definición más profesional del cómic: suelo quedarme con el concepto que nos da Scott McCloud en su obra “Entender el cómic”: “Ilustraciones yuxtapuestas y otras imágenes en secuencia deliberada con el propósito de transmitir información u obtener una respuesta estética del lector”. Considerando, además, la conceptualización que Will Eisner hace de la narrativa gráfica como “arte secuencial”.

    O sea, el cómic es un medio muy visual, que integra las imágenes dentro de la historia sin posibilidad de eliminarlas del discurso narrativo, y eso lo hace distinto a la Literatura.

    Además, el cómic no podría considerarse como un género literario de por sí por una sencilla razón: al igual que existen novelas de ciencia-ficción (por ejemplo), también existen películas de ciencia-ficción, obras teatrales de ciencia-ficción y –claro está– cómics de ciencia-ficción. El cómic puede abarcar tantos géneros como tipos de historias podemos contar.

  • Tampoco podemos limitarnos a su demarcación geográfica, puesto que, independientemente de que hablemos de cómic americano, europeo o manga, hay diversos géneros dentro de cada tipo, además de que no podemos olvidar la permeabilidad de estilos (especialmente clara cuando hablamos de europeo).

    Así que nos hemos quedado un poco como al principio. ¿Qué es, entonces, el cómic?

  • ¿Qué es, entonces, el cómic? ¿”Otra cosa”?

  • En pocas palabras: .

    Hablábamos casi al principio de los elementos que el cómic toma de la Literatura: los textos, los diálogos, las onomatopeyas y los símbolos gráficos. Pero no es lo único que tenemos. Toma también elementos del Cine, del Teatro, de la Pintura y de la Fotografía. Observad:

  • DE LA LITERATURA: Textos, diálogos, onomatopeyas y símbolos gráficos.

    DEL CINE: Los planos, el encadenamiento de éstos y los ángulos de mira.

    DEL TEATRO: Las expresiones faciales, los gestos corporales y el conjunto de la actuación.

    DE LA PINTURA Y LA FOTOGRAFÍA: La composición de imágenes, la perspectiva, el uso del color y de los juegos de luces y sombras.

  • Está claro, pues, que estamos ante un medio de expresión nuevo que es, a la vez, una mezcla de todos y ninguno de ellos. Además, tiene una característica propia: es un poderoso medio de comunicación de masas debido a la fuerza que hoy en día tiene la imagen y a la demanda de inmediatez en lo tocante a la recepción de la información.

    Vemos cómic en todas partes: publicidad, presentaciones de Power Point, camisetas, diseño, iniciativas divulgativas… y de una manera simple porque es siempre más fácil mirar que leer. Y sin necesidad de enchufes ni cargadores.  Y todo gracias a su auge tras el final de la II Guerra Mundial, como alternativa de ocio barato para una población empobrecida tras el conflicto.

  • Es, además, un medio propio de expresión rápido y directo que presenta una cierta dinámica, un método, una semántica propia que, aunque sea percibida de manera intuitiva, es susceptible de entrenarse y de aprenderse. Además, vamos a recurrir de nuevo a la RAE para buscar una definición que, creo, se ajusta más a lo que estamos buscando:

    ARTE: del latín “ars, artis”. Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

    ¡Anda! ¿Representamos con el cómic actividades a través de recursos plásticos y lingüísticos? Pues va a ser que sí. Además, tengamos en cuenta la clasificación actual de las artes a nivel internacional:

    1. Arquitectura
    2. Música
    3. Pintura
    4. Literatura
    5. Danza/Teatro
    6. Escultura
    7. Cine
    8. Fotografía
    9. Cómic
  • Por tanto, el cómic es un arte. No es Literatura. Eso no implica que unas artes no influyan en otras –ya hemos visto que el cómic incorpora elementos de 5 de ellas–, pero tampoco olvidemos que la estética del cómic ha influido –e influye- en medios como la fotografía, la pintura, el diseño y el cine.

    Además, me remito a unas declaraciones de Michael Kupperman al respecto de la concepción del cómic como otro medio de expresión humana: “El arte es una forma de escapar de la realidad y de enfrentarse a ella. Es una forma de razonamiento y representación de la realidad que va más allá de lo que el lenguaje puede lograr.”

    En todo caso, pese a este modesto análisis sobre la siempre discutible relación e identificación del cómic con la Literatura, no perdamos la perspectiva de que su hermanamiento o diferenciación depende de más factores y de una comparativa mucho más minuciosa que las pistas expuestas aquí. Como siempre, os animamos al debate aquí mismo o, en persona, con los amables componentes del equipo de vuestra querida tienda de referencia.

    Imágenes | Akira Cómics.

Francisco Javier Illescas Díaz


Amante de la lectura desde antes de saber leer. Dueño de un ojo certero para discernir hasta los más nimios detalles. Gran aficionado a la Historia y azote de gente poco documentada.

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto