Albert Uderzo: adiós a uno de los grandes

24/03/2020
  • Un ataque cardíaco se ha llevado a una de las grandes leyendas del cómic europeo a los 92 años. Como modesto homenaje a su vida y obra, vamos a conocerlo un poco mejor.

  • Hoy, 24 de marzo de 2020, los aficionados al cómic nos hemos despertado con una mala noticia: ha muerto Albert Uderzo, padre de Astérix, a los 92 años en su casa de Neuilly-sur-Seine.

    Parece ser –en palabras de Bernard de Choisy, su yerno– que ha fallecido sin sufrimiento: mientras dormía y a causa de un fallo cardíaco no relacionado con el coronavirus. La noticia fue confirmada posteriormente tanto por la editorial Dargaud como por el presidente del Instituto René Goscinny, Aymar du Chatenet.

  • Tal y como se ha dicho en la entradilla, Albert Uderzo es una de las grandes leyendas de la historia del cómic, pero… ¿conocemos todos la amplitud de su vida y obra? ¡Vamos a descubrirla!

  • ¿Quién era Albert Uderzo?

  • El 25 de abril de 1927 nació en Fismes, una pequeña ciudad del Marne construida sobre un antiguo asentamiento galo, Alberto Alessandro Uderzo, hijo de unos inmigrantes italianos.

    En 1934 fue nacionalizado francés. Desde muy pequeño, se mostró como un ávido lector de cómics, fundamentalmente las aventuras de Mickey Mouse que leía en “Le Petit Parisien”.

    Su hermano Bruno, consciente de su talento, lo animó a probar suerte con la Société Parisienne d'Édition, que lo contrató para hacer tiras cómicas para sus periódicos. Nacieron así sus primeros personajes: Bibi Fricotin, Fillette y Junior.

    Durante el año en el que estuvo desempeñando su trabajo allí, aprendió los fundamentos de la profesión –rotulación, edición de imágenes, pulido de estilo…– y recibió el aliento y consejos de otro gran histórico de la BD: Edmond Calvo.

    En 1941 publicó una ilustración sobre la fábula de Jean de la FontaineEl cuervo y el zorro” (“Le Corbeau et le Renard”) en el suplemento “Boum” de la revista “Junior”.

    Ese mismo año, se fue a vivir con su hermano a la Bretaña para librarse de la prestación laboral obligatoria que los jóvenes debían hacer. Residió durante 2 años en un pueblo de la Bretaña profunda llamado Les Villages, y ese tiempo le sirvió para conocer bien el paisaje y el carácter de sus habitantes, lo que posteriormente le permitió ambientar las aventuras de Astérix.

    En 1945 entró a trabajar en una producción animada: “Carbur et Clic-Clac”, pero no le satisfizo la experiencia. De todas maneras, el jefe del estudio, que apreciaba su trabajo, le encomendó el dibujo de su primer cómic: una aventura de capa y espada llamada “Flamberge, gentilhomme gascon” (“Flamberge, caballero gascón”).

  • Al año siguiente, consiguió ganar un concurso que le abrió las puertas de Éditions du Chêne. Allí dibujó un nuevo personaje: Clopinard. Y fue a partir de este momento en el que podemos decir que Uderzo comenzó a vivir de su labor como dibujante.

    Ilustró novelas y noticias en periódicos, y creó multitud de personajes en ese momento, muy influenciados por la escuela del cómic americano: “Zidore, l’hômme macaque” (un sosias de Tarzán), “Clodo et son oie” (“Clodo y su ganso”) o “Arys Buck”. En esa época firmaba como Al Uderzo.

  • Tras terminar su servicio militar, dibujó bocetos e ilustraciones para el periódico “France Dimanche” e ilustró las tiras de “Le Crime ne paie pas” y “Les Amours Famous” junto a Paul Gordeaux para el periódico “France Soir”.

    Probó también suerte en Bélgica. Y fue a través de una agencia de París que consiguió dibujar, en 1950, para la revista belga “Bravo!” las tiras de un personaje estadounidense producido bajo licencia: Capitán Marvel Jr.

  • Nacen sus primeros personajes

  • Fue precisamente en 1950 cuando Yvan Chéron (el dueño de la agencia International Press) se fijó en él y lo invitó a acudir a Bruselas, donde hizo sus primeros contactos.

    Allí se hizo amigo del guionista Jean-Michel Charlier (al que conoceréis por ser el guionista deBlueberry”), quien le ofreció recuperar, con guiones suyos, a un personaje que Uderzo ya había creado para el desaparecido semanario “OK”: Belloy. La primera serie se publicó entre 1950 y 1954 en el diario “La Wallonie”.

  • En 1951 Georges Troisfontaines, dueño de la agencia World Press, le presentó a René Goscinny. Y descubrieron que tenían mucho en común: “Fue una especie de amor mutuo a primera vista. Hablamos durante horas. Decidimos trabajar juntos.”

    El primer personaje creado junto a Goscinny fue Juan Pistola, un amable corsario del siglo XVIII, que se publicó durante 2 años en el suplemento semanal “La Libre junior”. Posteriormente, salió publicado en la revista “Pistolin y se incluyó, ya en 1960, en “Pilote. Crearon también, por orden de Yvan Chéron, un nuevo personaje para “La Libre junior”, un sosias de Tintín llamado Luc Junior, que se publicó hasta finales de 1957.

  • Goscinny y Uderzo crearon después, en 1958, a Umpa-Pah, un indio americano de la tribu Valevale en el entorno de la Guerra de los Siete Años.

    Está realizado en clave de parodia, buscando más el efecto humorístico que el reflejo histórico. Lamentablemente, no interesó a los medios de la época y fue rechazado por los hermanos Dupuis y por la prensa belga. Se intentó lanzar en los EEUU, también sin suerte, y las tiras solo pudieron ser publicadas en “Le journal de Tintin” hasta 1961.

  • Un pionero en la lucha por los derechos de los autores

  • Algo que no todo el mundo sabe es que Albert Uderzo fue un activo defensor de los derechos de autor.

    En Bruselas se reunía, en compañía de Goscinny, con Morris, Ranquin, Peyo, Hubinon, Graton, Mitacq… una pléyade de míticos dibujantes y guionistas.

    Allí intercambiaban impresiones sobre su trabajo y compartían ideas, como la de crear un sindicato de dibujantes con objeto de que la profesión fuera regulada y de proveer al profesional algunas garantías, puesto que World Press e International Press pretendían hacerse con los derechos de todas las obras producidas bajo los auspicios de las agencias.

    Como fruto de este activo movimiento, y de la redacción y firma de un manifiesto, Troisfontaines despidió a Goscinny, y Charlier y Uderzo renunciaron por solidaridad con él. Las agencias mencionadas crearon una especie de lista negra con los autores firmantes del manifiesto.

  • Pero, a pesar de esa “lista negra”, Uderzo continuó trabajando: con Goscinny produjo “Bill Blanchart para la revista “Jeannot” yBenjamin y Benjamina” para la revista “Benjamin”. Y con Charlier, “Clairette para “Paris-Flirt” y una historieta de aviadores: “Banjo 3 ya no responde que, si bien permaneció inédita, fue el germen del que nació después “Tanguy y Laverdure”.

    Charlier, Sempé, Uderzo y Goscinny crearon su propia agencia dedicada a la publicidad y a proporcionar dibujantes y redactores a los periódicos.

  • Nace Astérix, y se crea un grande

  • En 1959, Uderzo participó en el lanzamiento de la revista “Pilote”. Y, ante la inicial escasez de dibujantes, simultaneó el dibujo de dos de las series más emblemáticas de la publicación: por una parte, volvió a asociarse con su amigo Charlier para lanzar las aventuras de Tanguy y Laverdure: dos pilotos de combate amigos inseparables con personalidades totalmente opuestas. Si Tanguy es serio, honesto y devoto, Laverdure es excéntrico, torpe y torpe. Sin embargo, Laverdure demuestra ser un buen compañero de equipo en situaciones difíciles.

    Por otro lado, una serie humorística guionizada por Goscinny: “Las aventuras de Astérix el Galo”.

  • Astérix se llevó el gato al agua y consiguió cada vez más lectores, forzando a Uderzo a abandonar el resto de sus creaciones. Dejó de publicar “Umpa-Pah” en 1962 y, en 1967, dejó “Tanguy y Laverdure” en manos de Jijé.

    Ese mismo año, se mudó con Goscinny a su domicilio final en Neuilly-sur-Seine. Allí, mientras intentaba mantener el ritmo de producción de una aventura de Astérix al año, supervisaba los productos derivados del personaje.

    En 1974, de nuevo junto a Goscinny creó los Studios Idéfix para controlar la calidad de los dibujos animados de las aventuras de los galos, vista la escasa calidad técnica de los que produjo Belvision.

  • La muerte de René Goscinny en 1977 lo afectó enormemente pero, 3 años después, Albert Uderzo decidió proseguir en solitario con las aventuras del pequeño galo con el lanzamiento del álbumLa gran zanjaa través de su propia editorial, Éditions Albert René, tras un largo litigio con Dargaud.

    Mantuvo la creación de nuevas historietas de Astérix hasta el año 2013, en el que dejó de dibujar debido a su imposibilidad para seguir manejando la mano derecha sin dolor (lo que no le impidió realizar una ilustración solidaria por el atentado contra la redacción de “Charlie Hebdo”).

  • Es, precisamente, en 2013 cuando pasa el testigo de la creación de sus historietas a Didier Conrad y Jean-Yves Ferri, que han lanzado 4 álbumes hasta la fecha supervisados personalmente por el propio Uderzo, que declaró que la serie se detendría a su muerte.

    Pero… ¿será así de verdad? ¿Nos quedaremos sin nuevas aventuras de Astérix? Solo el tiempo nos lo dirá.

    De momento, para saber más sobre Astérix podéis acceder a este artículo, y podéis recurrir al equipo de vuestra tienda de referencia que, encantado, os asesorará al respecto.

    Imágenes | Akira Cómics.

Francisco Javier Illescas Díaz


Amante de la lectura desde antes de saber leer. Dueño de un ojo certero para discernir hasta los más nimios detalles. Gran aficionado a la Historia y azote de gente poco documentada.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

Regístrate con nosotros y así podrás crear tus comentarios, contar tus experiencias y participar en nuestro blog.

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto